fbpx
Sin categoría

SERIE NO SOLO DE PAN. DÓNDE ME PONGO 1

By 28 enero, 2011 No Comments

Respuestas a las preguntas de jóvenes que quieren saber:

¿Tenemos algo que ver con la palabra “PROTESTANTE”?

¿El COMUNISMO es bueno o malo?

¿El Ché buscó en forma equivocada lo que hoy es la realidad en los países latinoamericanos?

¿SOMOS PROTESTANTES?

El término “protestante” viene de mote con que los católicos denominaron a quienes se manifestaron contra las enseñanzas romanas en el siglo XVI.

No renegamos de él, pero a muchos les cae mejor el términoREFORMADOS, que expresa la idea de la REFORMA, en lugar de la PROTESTA.

Uno u otro identifican a las iglesias o creyentes que creen en la Protesta/Reforma Luterana.


En realidad, el concepto de la REFORMA es mucho más amplio porque no fue solo Martín Lutero en Alemania, sino también Juan Huss, en República Checa (100 años antes); Juan Wycliffe (Wyclif), en Inglaterra (200 años antes de Lutero); Juan Calvino, en Ginebra; Ulrico Zwinglio, en Zurich; y Juan Knox, en Escocia; solo para mencionar a mucha gente que estuvo en la REFORMA sin laPROTESTA, como se tomó el acto cuando don Martín Lutero clavó las 95 tesis en la puerta de la Catedral de Wittermberg.


SÍ, TENEMOS QUE VER CON LA REFORMA, POR ENDE, CON EL PROTESTANTISMO.

HOY, POR PENSAMIENTO Y CONVICCIONES TENEMOS MÁS QUE VER CON ELLOS QUE CON LO QUE SE DENOMINA “IGLESIA EVANGÉLICA” EN LA ACTUALIDAD, QUE HA TOMADO UN ROL FUNDAMENTALISTA QUE SE ACRECIENTA VELOZMENTE.


La Reforma es del siglo XVI y el movimiento evangélico del siglo XVIII.

Fue en Inglaterra, donde a los que discreparon con los puritanos, por irse o ser separados, se les decía “evangélicos”.

Aunque parezca increíble, el centro de las diferencias era que los puritanos decían que la conversión era un proceso largo, y los evangélicos que era un experiencia instantánea.


En síntesis, podemos decir que somos PROTESTANTES porque creemos en la Reforma, pero también somos EVANGÉLICOS, porque creemos en la conversión en forma instantánea, aunque el proceso de transformación demande tiempo.


En realidad, somos PENTECOSTALES.

A principios del siglo XX, en diferentes partes del mundo simultáneamente, Dios visitó grupos de gente que oraban de corazón sincero, bautizándolos con el Espíritu Santo, con su manifestación de hablar en lenguas y el derramamiento de dones carismáticos de sanidad, liberación, profecías…

Alemania, Suecia, EEUU y Chile fueron algunos de los lugares.

En el norte chileno, fue entre gente de la Iglesia Metodista, por lo que se los llama hasta hoy METODISTAS PENTECOSTALES.

Como nacidos de esos movimientos espontáneos que no guardaban relación con el pasado, bien podríamos llamarnos CRISTIANOS PENTECOSTALES.


Viendo el rumbo político fundamentalista que algunos sectores evangélicos están tomando desde hace tiempo en Argentina y el resto del mundo, donde las posiciones ultraconservadores y legalistas en lo político, moral y religioso -aunque con amplia permisividad o cómplice autismo, al más puro estilo católico cuando se trata de personajes o situaciones tanto de la política o la economía que responden a sus lineamientos y producen beneficios o satisfacciones-, cada vez nos hacen sentir cada vez más lejos.

De hecho, olvidando toda diferencia teológica-doctrinal y el pasado de persecuciones, se han unido sin pudor con el catolicismo, cada vez que las circunstancias así lo requirieron, para embestir contra alguna parte de la sociedad que no cumple sus premisas.


Desde hace tiempo, en lo personal, me denomino CRISTIANO PENTECOSTAL.


CREO EN LA REFORMA, EN EL EVANGELISMO Y EN EL PODER DE DIOS QUE HACE MILAGROS EN LAS VIDAS HOY.

POR ESO, SOMOS PROTESTANTES, EVANGÉLICOS Y PENTECOSTALES.

PERO, POR SOBRE TODAS LAS COSAS, ¡¡¡SOMOS HIJOS DE DIOS!!!


NOTA DEL AUTOR: DÓNDE ME PONGO es una serie de 6 notas que responden a preguntas realizadas por jóvenes por medio de las redes sociales.

Para su comprensión cabal es bueno conocer el contenido de todas ellas.

Publicadas con intervalos de un día, quedarán permanentemente en el blog:

http://www.guillermoprein.com/