Deprecated: Function create_function() is deprecated in /www/wp-content/themes/salient/functions.php on line 5190 Deprecated: The each() function is deprecated. This message will be suppressed on further calls in /www/wp-content/plugins/js_composer_salient/include/classes/core/class-vc-mapper.php on line 111 DENGUE ECONÓMICO | Guillermo Prein Notice: Trying to get property 'user_login' of non-object in /www/wp-content/plugins/wordpress-seo/frontend/schema/class-schema-utils.php on line 26
NoticiasReflexiones

DENGUE ECONÓMICO

By 28 marzo, 2016 No Comments

Peligrosas plagas aumentan su virulencia cuando las víctimas minimizan su importancia y, desatendiendo los recaudos, abandonan en manos de otros o simplemente de nadie decisiones de las cuales penden sus vidas. 

El dengue se ha convertido en una plaga que avanza y amenaza con efectos mortales.
Parece mentira que un pequeño mosquito vestido de presidiario pueda generar tanto daño.
Ignorarlo, pensar que nada sucederá y no tomar los precauciones para evitar ser alcanzados por su letal aguijón y luchar para exterminarlo son las peores actitudes ante el peligro.

Los momentos de reposo, en los que pretende seguir viviendo la sociedad argentina, comienzan a evidenciar señales peligrosas que evocan recuerdos de un pasado no tan lejano. Esta realidad me incita a contar una historia ignota y una serie de Palabras conocidas, que se relacionan directamente con estos tiempos que nos tocan vivir.

En los últimos meses de 2003, un amigo me invitó a una reunión con el por entonces canciller Rafael Bielsa. El encuentro dejó abierto un canal de comunicación.

Llegado enero de 2004, la tranquilidad de una de las primeras noches de mis vacaciones fue alterada bruscamente, no pude dormir. Oré intensamente. El tema de mi desvelo era uno: la actitud del Canciller en la disputa que mantenía con el Subsecretario de Asuntos Latinoamericanos de la administración Bush, Roger Noriega. La tensión había crecido a tal punto que se hablaba de la ruptura de relaciones entre ambos países. (1)

Aquella madrugada, decidí escribirle un correo en el cual, con humildad, compartí mi opinión, diciéndole que como Canciller, servir a la Patria no era ganar una discusión, sino lograr una quita sustancial (75%) que aliviase el peso que representaba la deuda externa. Su mensaje de agradecimiento quedó grabado en mi contestador muy temprano en la mañana, horas antes de que partiera, acompañando al entonces presidente Néstor Kirchner, rumbo hacia Monterrey, México, donde se realizaba la Cumbre de las Américas en aquellos días. (2)

El abrazo entre los presidentes, seguido de la declaración de respaldo a la posición argentina del entonces primer mandatario de los EEUU, concretó el primer paso para destrabar, de manera inédita, la negociación adversa y peligrosamente empantanada. Tan evidente fue el resultado, que el opositor diario La Nación tituló: “Histórico desendeudamiento”. (3)

Adhiero a las postura del “no pago de una deuda ilegítima” y anhelo que se realice la investigación y el enjuiciamiento de quienes produjeron el mercenario endeudamiento sistemático, que fuera saqueado con maniobras financieras y al que debemos sumarle la transferencia de los opulentos créditos impagos de “empresarios nacionales”. Sin embargo, aunque no pierdo las esperanzas de que aquel día llegue incluyendo el debido resarcimiento, era imperioso encontrar una salida a aquel atolladero que multiplicaba el debe de nuestra patria en forma sideral. Milagros propios del tiempo del “viento de cola”, que ayudó para que, en poco más de una década, la Argentina se transformara en uno de los países menos endeudados de la tierra, situación inimaginable en 2002, cuando proclamamos la forma bíblica para salir de la crisis. (4)

Aprovechando las bondades de aquel impulso, con dolor, hoy vemos virar el timón de la Argentina, adquiriendo una nueva posición que nos expondrá al viento de proa, ese que detiene y paraliza.

Escuchar sospechosos elogios de los socios carnales del pasado nefasto, que avalan argumentos de actuales funcionarios procesados por el Megacanje, quienes son defendidos por medios de comunicación cómplices y beneficiarios, confirman el regreso a efímeros días de bonanza, que auguran mucho llanto, hambre y frustración en el futuro mediato.

Ante este peligro inminente, creí conveniente dar a conocer esta historia y sumar algunos conceptos bíblicos que nos permitan identificar los peligros que nos asechan con el endeudamiento tan celebrado.

“Los ricos son los amos de los pobres; los deudores son esclavos de los prestamistas.”
Proverbios 22.7 (RVC)

“Los que quieren enriquecerse caen en la trampa de la tentación, y en muchas codicias necias y nocivas, que hunden a los hombres en la destrucción y la perdición; porque la raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual algunos, por codiciarlo, se extraviaron de la fe y acabaron por experimentar muchos dolores.”
1ª Timoteo 6.9-10 (RVC)

Ambiciones que producen motines y pensamientos de vanidad, dolor asegurado al quitar de nosotros las cuerdas del amor del Dios. La advertencia de un tiempo nuevo en el cual JESÚS intervendrá, por lo tanto, el pueblo –y especialmente la dirigencia– deben prestar atención si pretenden llegar a un buen puerto y, para ello, deben arrepentirse y volver tras sus pasos:

“¿Por qué se amotinan las gentes, y los pueblos piensan cosas vanas?
Se levantarán los reyes de la tierra, y príncipes consultarán unidos contra Jehová y contra su ungido, diciendo: Rompamos sus ligaduras, y echemos de nosotros sus cuerdas.
El que mora en los cielos se reirá; el Señor se burlará de ellos.
Luego hablará a ellos en su furor, y los turbará con su ira.
Pero yo he puesto mi rey sobre Sion, mi santo monte.
Yo publicaré el decreto; Jehová me ha dicho: Mi hijo eres tú; Yo te engendré hoy.
Pídeme, y te daré por herencia las naciones, y como posesión tuya los confines de la tierra.
Los quebrantarás con vara de hierro; como vasija de alfarero los desmenuzarás.
Ahora, pues, oh reyes, sed prudentes; admitid amonestación, jueces de la tierra. Servid a Jehová con temor, y alegraos con temblor. Honrad al
Hijo, para que no se enoje, y perezcáis en el camino; pues se inflama de pronto su ira.
Bienaventurados todos los que en él confían.”
Salmo 2 (RV1960)

Quiero traer a la memoria aquella Palabra que nos condujo para salir de la peor crisis de nuestra historia. Anunciada en Plaza de Mayo el 23 de diciembre de 2002, sigue vigente y nos llama a cuidar a los desprotegidos desamparados, actitud que produce el “viento de cola”:

“Reúne al consejo y toma una decisión. Extiende tu sombra y convierte en noche el mediodía; esconde a los desterrados, no entregues a los que huyen. Permite que mis desterrados vivan en Moab; sé para ellos un refugio ante la destrucción. Porque la opresión llegará a su fin, y el que ahora ultraja desaparecerá de la tierra.

El trono se afirmará en la misericordia, y sobre él reinará con la verdad, en la casa de David, el juez que busque hacer justicia y dar prioridad al derecho.”
Isaías 16.3-5 (RVC)

Con los muchos errores cometidos y todas las críticas y denuncias fundamentadas, es evidente que el cuidado de los desprotegidos fue suficiente para activar las promesas. Hemos crecido sin necesidad de crédito alguno, por lo tanto, todo lo que se diga en pos del endeudamiento es mentira.

Ruego a Dios que como pueblo podamos despertar y entender el peligro de este dengue económico que no perdona. Una sola y breve firma condicionará nuestro futuro al ponernos de rodillas nuevamente ante los organismos internacionales de crédito y los buitres financieros, verdaderos caranchos que sobrevuelan nuestras cabezas en estos días.

Para aquellos que critican mi actitud, solo un concepto: si el atalaya no avisa sobre la plaga venidera, la sangre derramada le será demandada de su mano.

En lo personal, junto a la comunidad que integro (5), seguiremos asistiendo a los indigentes y personas en situación de calle, que comienzan a multiplicarse. Quizás por esa actitud, vivimos permanentemente sorprendidos por los milagros recibidos en tiempos impíos.

Tal como lo afirma el Salmo 2 en su frase final: “bienaventurados (felices) los que confían en JESÚS”.

 

NOTAS
(1) NOTA DE CLARIN, enero 7 de 2004 que da cuenta de la beligerancia en la pelea entre el canciller Bielsa y el subsecretario Roger Noriega

(2) NOTA DE PÁGINA 12, enero 14 de 2004: crónica de la reunión en Monterrey entre los presidentes Kirchner y Bush

(3) NOTA DE LA NACIÓN, diciembre 16 de 2005 sobre el “histórico” desendeudamiento con el FMI

(4) RELACIÓN DEUDA/PBI (Producto Bruto Interno)

(5) Comunidad Centro Cristiano Nueva Vida (CCNV)
http://ccnv.org/ para conocer la vida del CCNV: http://www.redvidanoticias.com/