fbpx
Sin categoría

UN 4 DE ABRIL DE 1968…

By 5 abril, 2011 One Comment

Recordando a un hermano de esos que a uno le hacen sentir orgullo, surgió esta poesía a modo de enseñanza basada en las acciones, emociones y pensamientos de la vida y obra deMartin Luther King Jr.


Ejemplo de paz, denostado hasta hoy por religiosos que bendicen armas y sustentan ideológica y “espiritualmente” la guerra, nuestro querido MARTÍN cumplió con el propósito de Dios.


LLEGADO SU TIEMPO, FUE LLEVADO AL BARRIO QUE QUEDA DETRÁS DE LAS ESTRELLAS.


Un religioso legalista creyó haberlo asesinado, pero ¿cómo se puede matar a alguien que está vivo en cada corazón que ama la paz y sigue su ejemplo, y que ahora descansa hasta el gran día en que Jesús nos venga a buscar?


Paz, Martín; allá, en nuestro barrio, nos encontraremos.


Hoy, más que nunca: “JUNTOS VENCEREMOS”.


Martín | Abril 4, 2011

por Guillermo Prein


Dejando atrás los días sin huella,

el hombre que espera, historia plebeya,

se levanta esquivando viles apariencias,

arenas movedizas de toda conciencia.


Antiguos herejes vestidos de santos,

bendicen selvas de fusiles sanguinarios,

no ahorran dolor procurando objetivos,

justificados por un dios por ellos erigido.


Un golpe de tiniebla en pleno rostro,

tu nombre entre dientes de perros rabiosos,

un cielo hostil que herrumbra el alma,

poseen la palabra que perdió el pueblo.


Rutinas de esclavos corrosivas,

hacen de temporadas un solo día,

el tiempo pasa, reloj que camina,

sin que cambio alguno llegue a la vida.


Cinismo mortal de cómplices indiferencias,

alimentan vacas gordas peonadas famélicas,

antiguas rabias aferradas a gargantas,

silencio jacobino en busca de esperanza.


Haciendo gala de toda su soberbia,

ignoran al Dueño de todos los tiempos,

que atento al dolor de quienes a Él claman,

encrespa suaves mares que ahora braman.


Algunas veces las cosas marchan muy bien,

cuando todo mal se va poniendo,

se despiertan las conciencias, movilizan voluntades,

buscando mar adentro, vientos de libertades.


Cuando el pueblo gritaba por su libertad,

los palos llegaron sin piedad…

Autores de ley y prisiones,

fabrican subversivos para esgrimir excusas, razones.


Elabora el mapa de un país secreto,

subterráneo, clandestino por su libertad inquieto.

Patria de los que rompen silencios sin violar secretos,

unidos, unánimes de solidaridad envueltos.


Buscando una tregua, escapando de la jauría,

agitado y urgido no tuvo descanso,

debutante constante de condenas de muerte,

enlazó al odio con su cariño perenne.


Fuerte y aquilino aprendió a volar,

frontera de clases destrozó al cruzar,

nómade y bohemio corre por los tiempos,

controlando el caos de apasionamientos.


Señores obreros son sus seguidores,

de todos colores, sin distinciones,

audacia infinita, esperanza eterna,

la tierra prometida de igualdad fraterna.


Llama a sinceros de todo discernimiento,

aquellos que no hablan, pero anhelan un sueño,

pueblo insobornable que no se deslumbra,

y cuando es necesario simplemente actúa.


Eterno compinche de sueños y amores,

criticado eterno, parvas de detractores,

bebió el cáliz, asumió el sacrificio,

inauguró un nuevo tiempo antes de su inicio.


Trashumante de tiempos y generaciones,

no ensayó reverencias ante látigo alguno,

ni rindió homenaje a herejes hipócritas,

que falsos se esconden tras mil camuflajes.


Sonrisas naufragan, desoladas mareas,

tambores de guerra de mil aldeas,

ahora con sones de paz y coraje,

aman la vida, vencen al ultraje.


Frenar hondas que vomitan piedras,

defendiéndose de fusiles que destrozan la vida,

generar justicia sin usar violencia,

el silencio potente que a la crueldad desorienta.


Y subió Martín a la cumbrera montaña,

espió del otro lado, vio cumplirse la hazaña,

saltó de alegría y saltó tan fuerte,

no lo detuvieron, ni la maldad, ni la muerte.


Se fue un hombre, un pastor, un profeta,

su alma partida en mil generaciones,

inspira, reclama, redarguye, incita,

memoria que llama y a la vida agita.

Join the discussion One Comment

  • silvina conde dice:

    HERMOSO!!!!!!!!! Una impecable descripción de un Hombre que marcó y marca su historia también en nosotros. Ejemplo perenne que sufraga su entrega en un voto de confianza a Dios. Supo entenderlo y conocerlo y de allí que de su valiente y enriquecida vivencia nos regala su legado. Bello homenaje!!!!! SRC