fbpx
Sin categoría

EN ESO ESTAMOS FITO… EN ESO ESTAMOS

By 14 julio, 2011 4 Comments

Tras el resultado de las elecciones del domingo 10 de julio en la Ciudad de Buenos Aires, Fito Páez expresó públicamente su sensación desoladora y la desilución que le produjo la mitad del electorado capitalino, quienes votaron por el PRO y su candidato, Mauricio Macri, produciendo una ola de repercusiones a favor y en contra.


En forma personal, me impacta leer y oír a todos los candidatos que expresan que hicieron una “magnífica elección” y que nadie perdió, cuando en realidad, todos fueron derrotados.


Mauricio Macri, perdió porque su intención era presentarse en las presidenciales y tuvo que replegarse por temor al papelón, incluso, anticipando las elecciones para que el arrastre de los votos nacionales no lo perjudicara.

También, Daniel Filmus, por haber transmitido un mensaje que al electorado porteño no le agrada, ya que JAMÁS, Buenos Aires quiso estar con la Nación, sumado al breve e ineficaz trabajo en la Ciudad, tanto el propio como el de grupos como La Cámpora.

Por su parte, Pino Solanas vio reducido su electorado a la mitad, no por la polarización, sino porque concurrió a los espacios mediáticos que su gente detesta y fue elogiado por personajes como Mariano Grondona, que levanta sarpullido entre quienes adhieren a Proyecto Sur, además de un mensaje inconsistente y por momentos incoherente.

De los demás, incluidos quienes usaron el nombre de los evangélicos impunemente, ahorro palabras porque no dieron ni para el comentario.


En octubre de 2007, me paré ante la congregación, habiendo concluido el acto eleccionario, y les dije: “Si usted tuvo problemas para decidir por quién votar, que no le vuelva a suceder. Comience hoy a observar lo que hacen cada día oficialistas y opositores en cada distrito, y en 2011, sabrá por quién hacerlo. No espere hasta el 2010, porque entonces las mentiras lo apabullarán”.


Estoy azorado por el bajísimo nivel de autocrítica de los candidatos y no me extraña, porque en la Ciudad trabajamos muchísimo y vemos a diario las paupérrimas reacciones y mezquinas acciones.

Del oficialismo y de la oposición.

Cosas terribles que no menciono, para no ser tildado de tendencioso.

Los unos, por su desfachatada caradurez, realizando una campaña a base de mentiras y vendiendo una solidaridad inexistente, basada en el egoísmo de una clara intensión aristocrática.

Los otros, por su desfachatada caradurez, realizando una campaña a base de subirse al tren de los logros del Gobierno Nacional.

Los últimos, por su desfachatada caradurez, realizando una campaña a base de criticar todo, porque desde el lugar seguro de quien pierde y no tiene responsabilidad de gobierno, todo idealismo y promesa es posible.


Ninguno buscó consejo en el trabajo.

Es verdaderamente lamentable.


Será muy importante leer los resultados de la segunda vuelta, ellos nos permitirán componer un mapa real del ser porteño actual y momentaneo. Una instantánea, que como tal, solo revela un momento; dependerá de las decisiones que se tomarán a partir de ello, el rumbo que como sociedad adoptaremos que marcará nuestro destino final.

Quien aprenda a observar y cambie de actitud, en definitiva, será quien saque rédito del mensaje de las urnas.


Como pastor, vengo haciendo permanentemente ese examen desde hace 30 años.

Amo a mi pueblo incondicionalmente.

Creo que hay mucho para hacer, especialmente, para quienes tenemos la tarea pastoral, para lograr los parámetros de amor, solidaridad y justicia -social, económica, educativa, religiosa y legal- para ser la sociedad que genere una comunidad digna de ser vivida.


Como dijera Fito: “¿Qué te pasa Buenos Aires? Buenos Aires, sacate al diablo de tu corazón”.


En eso estamos Fito, en eso estamos…


Les dejo dos pasajes bíblicos importantes para meditar y la nota de Fito.

Mucho me gustaría que expresen sus opiniones, eso sí, breves -porque las leo todas- y sin agravios ni defensas banales.

“Y me dijo: Hijo de hombre, toma en tu corazón todas mis palabras que yo te hablaré, y oye con tus oídos. Y ve y entra a los cautivos, a los hijos de tu pueblo, y háblales y diles: Así ha dicho Jehová el Señor; escuchen, o dejen de escuchar.

Y me levantó el Espíritu, y oí detrás de mí una voz de gran estruendo, que decía: Bendita sea la gloria de Jehová desde su lugar.

Me levantó, pues, el Espíritu, y me tomó; y fui en amargura, en la indignación de mi espíritu, pero la mano de Jehová era fuerte sobre mí. Y vine a los cautivos en Tel-abib, que moraban junto al río Quebar, y me senté donde ellos estaban sentados, y allí permanecí siete días atónito entre ellos.”

Ezequiel 3.10-15


“Y los bendijo Simeón, y dijo a su madre María: He aquí, éste está puesto para caída y para levantamiento de muchos en Israel, y para señal que será contradicha (y una espada traspasará tu misma alma), para que sean revelados los pensamientos de muchos corazones.

Bendición de un hombre simple del pueblo, Simeón, sobre el niño Jesús.

Lucas 2.34-35


La mitad

Por Fito Páez *

Nunca Buenos Aires estuvo menos misteriosa que hoy. Nunca estuvo más lejos de ser esa ciudad deseada por todos. Hoy hecha un estropajo, convertida en una feria de globos que vende libros igual que hamburguesas, la mitad de sus habitantes vuelve a celebrar su fiesta de pequeñas conveniencias. A la mitad de los porteños le gusta tener el bolsillo lleno, a costa de qué, no importa. A la mitad de los porteños le encanta aparentar más que ser. No porque no puedan. Es que no quieren ser. Y lo que esa mitad está siendo o en lo que se está transformando, cada vez con más vehemencia desde hace unas décadas, repugna. Hablo por la aplastante mayoría macrista que se impuso con el límpido voto republicano, que hoy probablemente se esconda bajo algún disfraz progresista, como lo hicieron los que “no votaron a Menem la segunda vez”, por la vergüenza que implica saberse mezquinos.

Aquí la mitad de los porteños prefiere seguir intentando resolver el mundo desde las mesas de los bares, los taxis, atontándose cada vez más con profetas del vacío disfrazados de entretenedores familiares televisivos porque “a la gente le gusta divertirse”, asistir a cualquier evento público a cambio de aparecer en una fotografía en revistas de ¿moda?, sentirse molesto ante cualquier idea ligada a los derechos humanos, casi como si se hablara de “lo que no se puede nombrar” o pasar el día tuiteando estupideces que no le interesan a nadie. Mirar para otro lado si es necesario y afecta los intereses morales y económicos del jefe de la tribu y siempre, siempre hacer caso a lo que mandan Dios y las buenas costumbres.

Da asco la mitad de Buenos Aires. Hace tiempo que lo vengo sintiendo. Es difícil de diagnosticarse algo tan pesado. Pero por el momento no cabe otra. Dícese así: “Repulsión por la mitad de una ciudad que supo ser maravillosa con gente maravillosa”, “efecto de decepción profunda ante la necedad general de una ciudad que supo ser modelo de casa y vanguardia en el mundo entero”, “acceso de risa histérica que aniquila el humor y conduce a la sicosis”, “efecto manicomio”. Siento que el cuerpo celeste de la ciudad se retuerce en arcadas al ver a toda esta jauría de ineptos e incapaces llevar por sus calles una corona de oro, que hoy les corresponde por el voto popular pero que no está hecha a su medida.

No quiero eufemismos.

Buenos Aires quiere un gobierno de derechas. Pero de derechas con paperas. Simplones escondiéndose detrás de la máscara siniestra de las fuerzas ocultas inmanentes de la Argentina, que no van a entregar tan fácilmente lo que siempre tuvieron: las riendas del dolor, la ignorancia y la hipocresía de este país. Gente con ideas para pocos. Gente egoísta. Gente sin swing. Eso es lo que la mitad de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires quiere para sí misma.

* Vecino de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Join the discussion 4 Comments

  • Anonymous dice:

    Guille gobernador

  • monica meyer dice:

    una ves macri estuvo en la iglesia de mi pastor guillermo prein.. alli por el 2009 maso .,… ,es un hijo de dios …. y no se debe juzgar a nadie ,,porque eso cae sobre la cabeza del que juzga no voy a opinar ..solo digo que dios nos ama a todos … y los de abajo no podesmos hacer nada solo dios es quien cambia las naciones y las personas basemonos en los milagros que dios puede hacer ….. para que prediquemos lo que dios hace y oremos para que dios cambie al ser humano …y podamos salvar muchas almas . dejemos de opinar politicamente ya que el que arregla la nacion son los que tienen el poder y dios nuestro deber es orar … y trabajar para dios ,,, noi hagamos politicas con comentarios afirmemosno en cristo … no en fito paez ….

  • UNIVERSOVW dice:

    SEGURAMENTE SI HAY ALGUIEN QUE ESTE TRATANDO DE TRANSFORMAR A NUESTRA PATRIA, LLEGANDO PRIMERO A LOS QUE MENOS TIENEN, OCUPANDOSE DE LA ESCUELA PUBLICA, DE LA SALUD PUBLICA, DE LA CONSTRUCCION DE VIVIENDAS, DE REINDUSTRIALIZAR EL PAIS, DE BUSCAR VALOR AGREGADO PARA TODOS LOS SECTORES, A TRAVES DE NUEVA TECNOLOGIA, SIN NINGUNA DUDA, QUE QUIEN REPRESENTE ESO JAMAS SERA VOTADO EN CAPITAL,NO LES INTERESA A ESE 47%, Y QUEDA CLARO ENTONCES PORQUE VOTARON A MACRI, INCLUYO EN ELLOS A DUHALDE, A AMADEO,QUE NO REPRESENTAN EL INTERES DEL PUEBLO,TOODOS ESTOS OSCUROS MOVIMIENTOS SALDRAN A LUZ GRACIAS DIOS, PORQUE DIOS NO QUIERE A TANTO FARSANTE POR DECIR ALGO LIVIANO, ENGAÑANDONOS TODO EL TIEMPO.-