fbpx
DevocionalesNoticias

DEVOCIONAL | DEPENDER DEL ESPÍRITU

By 11 febrero, 2013 No Comments

NO TODO ES IGUAL, NI SIEMPRE ES LO MISMO.

La humanidad es eminentemente dogmática. Todo debe tener su forma y esta no variar jamás. La religión está plagada de dogmatismo que genera ritos y liturgias. La teología, que impera en muchas de nuestras comunidades, aplicada con sesgo marcial es: “DIOS ES UN DIOS DE ORDEN”, pero… ¿siempre el orden es justo?JESÚS ES JUSTO.

Sus intervenciones en nuestras vidas e historia, su tierna mano haciendo milagros, revierten toda impiedad y nos dan la victoria por sobre todo poder humano.

Ahora, ¿sabemos nosotros qué hacer con lo que viene a nuestra mano? ¿nos hemos atado a dogmas, ritos o costumbres que nos impiden avanzar?

Leyendo Isaías, capítulo 28. quedé admirado: Cada situación y obra tiene sus formas y, a su vez, existen diferentes alternativas para cada una de ellas, según los tiempos y las estrategias.

IS 28.23-29 (28) FORMAS Y ALTERNATIVAS

“Estad atentos, y oíd mi voz; atended, y oíd mi dicho.
El que ara para sembrar, ¿arará todo el día? ¿Romperá y quebrará los terrones de la tierra? Cuando ha igualado su superficie, ¿no derrama el eneldo, siembra el comino, pone el trigo en hileras, y la cebada en el lugar señalado, y la avena en su borde apropiado?

Porque su Dios le instruye, y le enseña lo recto; que el eneldo no se trilla con trillo, ni sobre el comino se pasa rueda de carreta; sino que con un palo se sacude el eneldo, y el comino con una vara.

El grano se trilla; pero no lo trillará para siempre, ni lo comprime con la rueda de su carreta, ni lo quebranta con los dientes de su trillo.

También esto salió de Jehová de los ejércitos, para hacer maravilloso el consejo y engrandecer la sabiduría.”
Isaías 28.23-29

TRES CONSIDERACIONES CLAVES:
1. No se ara solamente, llegado el momento, se debe plantar.
Cuando aras parece que haces mucho
Cuando plantas el esfuerzo no se ve, la tierra traga la semilla, sin embargo, sin siembra no hay cosecha.
2. Cada semilla tiene su forma de cosecha.
3. El tratamiento de cada cosecha no es siempre el mismo.

¿Cómo llegar a esta sabiduría?
Necesitamos oír la voz del ES. SANTO por sobre nuestras tradiciones y conceptos, SER DÓCILES a la voz de DIOS.

Vienen días duros, en los cuales solo los guiados por el ES. SANTO sabrán qué hacer… la religiosidad entrará en crisis y los HIJOS de DIOS serán levantados con autoridad por hacer lo que ÉL les ha dicho…

Dos últimos pensamientos…
La potencia de la voz de Dios es inversamente proporcional a tu sensibilidad para oírla..
Nunca te muevas sin tener conformación certera de la Palabra recibida…

DIOS TE BENDIGA